El concreto es una mezcla manufacturada de cemento y agua, con agregados de arena y piedras, que se endurece rápidamente por combinación química a un sólido resistente a la piedra, al agua y al fuego.

Tiene una gran resistencia a la compresión pero baja resistencia a la tracción.

Debido a que se puede verter para producir una gran variedad de elementos estructurales, proporciona un sustituto más accesible con respecto a los materiales tradicionales.

Además tiene las ventajas de continuidad (ausencia de juntas) y de fusión con otros materiales.

Resultado de imagen para concreto

El hormigón se empleó en el antiguo Egipto y fue altamente desarrollado por los antiguos romanos, cuyo hormigón hecho con cemento de cenizas volcánicas (puzolana) permitió una gran expansión de los métodos arquitectónicos.

En este punto, se desarrollo particularmente en el uso de cúpulas y bóvedas a menudo reforzadas con nervaduras de ladrillo para cubrir grandes áreas, de cimientos y de estructuras como puentes y sistemas de alcantarillado donde la impermeabilización era esencial.

La técnica de fabricación disminuyó en la Edad Media y se recuperó en el siglo XVIII, pero el hormigón tenía una importancia limitada para la arquitectura hasta la invención del hormigón armado en la década de 1860.

El hormigón armado se desarrolló para agregar la resistencia a la tracción del acero a la resistencia a la compresión del hormigón en masa.

Resultado de imagen para hormigon

La combinación es mucho más versátil que cualquiera de los dos productos.

Esto es, sirve no solo para construir marcos rígidos sino también para cimientos, columnas, paredes, pisos y una variedad ilimitada de revestimientos y no requiere la adición de otros materiales estructurales.

Aunque la fabricación de formas es un proceso lento y costoso, la técnica compite económicamente con la construcción del marco de acero porque la malla, compuesta de varillas metálicas finas y flexibles o tela metálica, emplea mucho menos acero y el concreto en sí mismo es económico.

El refuerzo de acero se emplea para aprovechar al máximo el carácter plástico o escultórico del hormigón.

Se puede unir o doblar para unificar los miembros de soporte con los pisos y los revestimientos que llevan.

Además, las tensiones producidas en pisos, cúpulas y bóvedas pueden distribuirse dentro de las losas mismas para reducir la carga, y la carga disminuida puede concentrarse en los puntos deseados, de modo que el número y el tamaño de los soportes se reducen considerablemente.

Tres desarrollos en la producción del siglo XX tuvieron un efecto radical en la arquitectura.

La primera, la construcción de cáscara de hormigón, permite la construcción de grandes bóvedas y cúpulas con un contenido de hormigón y acero tan reducido que el grosor es comparativamente menor que el de una cáscara de huevo.

El segundo desarrollo, es la construcción de hormigón prefabricado, emplea ladrillos, losas y soportes fabricados en condiciones óptimas de fábrica para aumentar la impermeabilidad y la solidez, disminuir el tiempo y el costo en la construcción y reducir la expansión y la contracción.

Finalmente, el hormigón pretensado proporciona elementos de apoyo en los que el refuerzo se coloca bajo tensión para producir una fuerza viva para resistir una carga particular.

Como el miembro actúa como un resorte, puede llevar una carga mayor que un miembro sin tensión del mismo tamaño.

Es así como la conjugación del hormigón con estas estructuras especiales de acero se combinan perfectamente para realizar grandes edificaciones manteniendo los costos bajos y realizables a menor tiempo.

En Aceros Vimar encontrarás todo tipo de materiales en cuanto acero se refiere, tenemos el mejor precio de varillas hasta placas estructurales que estarán listas en donde se desarrolle tu proyecto.

Artículo con datos tomados de: Youtube | acerosvimar.com | construmatica.com | hogarmania.com | instron.com.ar

Comments are closed.