La esclerosis múltiple es una enfermedad en la cual el sistema inmunitario del cuerpo ataca la cubierta protectora que rodea los nervios del sistema nervioso central.

No existe una prueba definitiva única que pueda diagnosticar la esclerosis múltiple, su diagnóstico se basa en los síntomas, la evaluación clínica y una serie de pruebas de diagnóstico para descartar otras afecciones.

La resonancia magnética es una herramienta importante para diagnosticar la esclerosis múltiple la cual puede revelar cicatrices reveladoras, también llamadas lesiones ubicadas en el cerebro o la médula espinal.

Esta prueba también se usa para controlar la actividad y la progresión de la enfermedad.

Resultado de imagen para resonancia magnética

Si presentas los síntomas de esclerosis múltiple, el médico puede ordenar una resonancia magnética de tu cerebro y columna vertebral.

Esta prueba permite a los médicos ver lesiones en su sistema nervioso central. Las lesiones aparecen como manchas blancas u oscuras, según el tipo de exploración.

Es una prueba no invasiva que no involucra radiación, a lo que se recurre es a un poderoso campo magnético y ondas de radio para transmitir información a una computadora que traduce la información en imágenes de sección transversal.

Es importante tener en cuenta que el número de lesiones que se muestran no siempre indica la gravedad de los síntomas o incluso si tienes esclerosis múltiple.

Esto se debe a que no todas las lesiones en el sistema nervioso central se deben a esclerosis múltiple y no todas las personas con esclerosis múltiple tienen lesiones.

La IRM con tinte de contraste puede resaltar la actividad de la enfermedad al mostrar la inflamación de las lesiones activas.

Las lesiones activas son aquellas que son nuevas o están creciendo y cuando se usan imágenes de contraste es posible detectar algún tipo de daño permanente conocidos como “agujeros negros”.

Después de un diagnóstico de esclerosis múltiple, algunos médicos usarán IRM para controlarla si aparecen nuevos síntomas preocupantes o después de que la persona comienza un nuevo tratamiento.

Observar los cambios en el cerebro puede ayudar a evaluar el tratamiento actual y las opciones futuras.

Algunos neurólogos solicitan una nueva resonancia del cerebro o la médula espinal cada año.

Ahora bien, tu médico puede tomar decisiones de diagnóstico y tratamiento en función de lo que muestra tu RM.

Un solo episodio neurológico causado por inflamación y que dura al menos 24 horas se llama síndrome clínicamente aislado (CIS).

Es posible que se lo considere con alto riesgo de una esclerosis múltiple si has tenido el síndrome y una RM muestra lesiones similares a la esclerosis múltiple.

Si tienes este cuadro es importante buscar el retrasar o prevenir un segundo ataque, por lo que tu médico buscará formas de controlarlo.

Alguien que ha tenido síntomas pero no tiene lesiones detectadas se considera que tiene un riesgo menor de desarrollar la enfermedad que aquellos que tienen lesiones.

Se puede tener una variante llamada esclerosis múltiple recurrente-remitente en donde distintos ataques inflamatorios causan daño localizado y síntomas acompañantes.

Cada ataque distinto se llama una recaída. Cada recaída eventualmente desaparece o remite, con períodos de recuperación parcial o completa que se llaman remisiones.

Resultado de imagen para esclerosis multiple

Cualquiera que sea el caso, lo más importante es hablar con tu médico y buscar juntos la mejor ruta.

Comments are closed.