La biometría hemática es una extracción de sangre y es uno de los procedimientos médicos más comunes que experimentan los pacientes, ya que a menudo se requieren muestras de sangre para realizar pruebas como parte de los exámenes médicos.

Los profesionales médicos han investigado el uso de imágenes de ultrasonido y dispositivos robóticos para mejorar las técnicas de recolección de sangre.

El robot guiado por imagen de ultrasonido encuentra la vena, la perfora con una aguja y luego extrae sangre.

El avance en esta dirección es bueno con resultados prometedores, pero como en todo, habrá que continuar con mejoras y estudios antes de llevarse a una práctica clínica.

Uno de los objetivos del recurso robótico es la posibilidad de hacer extracciones de sangre más seguras tanto para los pacientes como para los proveedores de atención médica.

La tecnología podría ayudar a que la extracción de sangre sea mucho más rápida y fácil, especialmente en personas cuyas venas son de difícil acceso.

Estos incluyen venas que no se pueden ver o sentir fácilmente y aquellas que están deformadas o que se desenrollan fácilmente.

Las venopunción también son una de las principales causas de lesiones relacionadas con la atención médica tanto para pacientes como para proveedores de atención médica.

Las extracciones de sangre pueden ser un desafío cuando es difícil acceder a una vena, lo que a menudo resulta en hematomas, inflamación de la vena y, en raras ocasiones, infecciones o lesiones en los nervios de los brazos circundantes.

Además, las lesiones accidentales por pinchazo de aguja a los trabajadores de la salud ocurren con frecuencia y pueden ser graves.

Las infecciones de los trabajadores de la salud por pinchazos de aguja pueden ocurrir a un ritmo de aproximadamente 3 de cada 1,000 pinchazos de aguja y lo más preocupante son las exposiciones a la hepatitis y al VIH.

La hepatitis B mata a mas personas que el VIH‏

Aunque su estudio se centró en las extracciones de sangre de rutina, los investigadores dicen que el robot podría adaptarse para otros usos como la administración de líquidos o medicamentos a través de una vena (terapia intravenosa), diálisis o colocación de una línea arterial.

La combinación de la colocación de la aguja robótica y la guía de ultrasonido proporciona un marco para futuras aplicaciones en robótica médica.

Se necesitaría mucho más trabajo antes de que el robot pudiera usarse en un entorno clínico.

Los investigadores planean realizar mejoras en el dispositivo y realizar estudios de seguimiento.

La investigación futura implicará una comparación directa de las tasas de éxito y el tiempo necesario para completar las extracciones de sangre realizadas por robot versus la punción venosa manual con y sin guía de ultrasonido.

Dicha investigación también involucraría a grupos más grandes de pacientes.

Se ha señalado que el robot no puede realizar otras tareas necesarias para completar las extracciones de sangre de rutina como aplicar y quitar torniquetes, limpiar la piel con alcohol, aplicar presión en los sitios de punción, etiquetar los tubos de sangre y aplicar vendajes.

El estudio actual no menciona estos aspectos de las extracciones de sangre.

Un servicio de prevención ajeno condenado a indemnizar a un ...

Todavía se necesitarían profesionales médicos humanos para realizar estas tareas, así como para ocuparse de otros problemas a medida que surjan como el consolar a los pacientes que están ansiosos o se sienten que se van a desmayar.

Quedan preguntas sobre la utilidad de los dispositivos robóticos para ciertos pacientes como los niños que pueden estar particularmente ansiosos durante las extracciones de sangre, sin embargo, el paso ya se ha dado.

Comments are closed.